Adenoma Pleomorfo en Glandula Submandibular

Adenoma Pleomorfo en Glandula Submandibular

Adenoma pleomorfo en glándula submandibular en un paciente de 11 años y revisión de la literatura.

El adenoma pleomorfo o tumor benigno mixto es la neoplasia más común de las glándulas salivales. Comúnmente aparece como una masa firme, indolora y de lento crecimiento. El paciente puede permanecer con el tumor por meses o hasta años antes del diagnóstico. La edad más común de aparición es en adultos jóvenes entre 30 y 50 años. El sitio de aparición más frecuente es en la glándula parótida seguido por las glándulas menores del paladar, labios y glándula submandibular. Se reporta un adenoma pleomorfo en una niña de 11 años que fue tratada mediante la excisión quirúrgica de la glándula.

Reporte de un Caso Clínico: Femenino de 11 años que es enviada de su clínica de adscripción al Servicio de Cirugía Maxilofacial del H. R.  1º. de Octubre, ISSSTE por presentar un aumento de volumen submandibular del lado derecho de 5 años de evolución, firme a la palpación, bien circunscrito de aproximadamente 2.5 cm. de diámetro, no doloroso, sin cambios de coloración en la piel y con el antecedente de haber sido multitratada con diferentes antibióticos. (Fig. 1 y 2). Intraoralmente se observan mucosas bien hidratadas con conductos salivales de Warthon permeables (Fig. 3). Se ordena tomografía axial computada contrastada, en la cual se aprecia imagen nodular correspondiente a la glándula submandibular la cual no refuerza al medio de contraste bien circunscrita por un halo hiperdenso, así como áreas mixtas en el centro (Fig. 4 y 5). Se realiza el diagnóstico presuncial de Adenoma Pleomorfo y se lleva a la paciente a tratamiento quirúrgico el cual se realiza bajo anestesia general balanceada a través de un abordaje submandibular (Fig. 6) se incide piel y tejido celular subcutáneo 4 cm. por debajo del borde mandibular  siguiendo las arrugas naturales de la piel para evitar lesionar la rama mandibular del nervio facial y proveerá un resultado estético favorable y se diseca el músculo platisma y la fascia cervical superficial (Fig.7) en el ángulo posterior de la herida se expone el borde posterior del músculo esternocleidomastoideo y se identifican la arteria y vena facial y sus tributarias y se ligan, se incide a través del músculo cutáneo del cuello tratando de preservar las fibras cervicales del nervio facial  hasta alcanzar la cápsula glandular (Fig. 8) se empieza a disecar la glándula (Fig. 9) hasta localizar el tendón intermedio del digástrico y la glándula se abre, esto usualmente expondrá el nervio hipogloso y algo más atrás de encontrará la arteria facial  al pasar en profundidad del vientre posterior del digástrico y del músculo estilohioideo y penetrar en la glándula salival.  Se expone la vena facial y se realiza doble ligadura en el segmento proximal. Una tributaria importante es la vena lingual que acompaña al nervio hipogloso y si se pinza a ciegas puede ser causa de hemorragia. La cara profunda de la glándula submandibular se expone mediante retracción del músculo milohioideo con un separador de Cushing. El borde superior de la herida se separa cuidadosamente y con suave retracción de la glándula hacia abajo se expone el nervio lingual con las fibras eferentes de la cuerda del tímpano para la glándula submaxilar. En el trayecto de estas fibras se hallará el ganglio submaxilar y hacia medial se encontrará el conducto de Warthon el cual se procede a ligar y cortar (Fig. 10). El nervio lingual se preserva y se visualiza el músculo hiogloso que forma el piso del triángulo submandibular, hacia la parte anterior encontraremos al músculo geniogloso. En este momento la glándula puede ser retirada fácilmente mediante disección roma (Fig. 11, 12 y 13). Se inserta un drenovac de 1/8 y se cierra la herida por planos (Fig. 14) se da por terminada la cirugía.

Se envía la pieza quirúrgica a patología reportando adenoma pleomorfo con una isla del tumor en la capsula (Fig. 15). Área del adenoma pleomorfo con estroma más hialinizado y formación de queratina (Fig. 16). Masa bien definida con patrones variados, existen áreas de celularidad con patrones sólidos, ductales y quísticos (Fig. 17). Área myxocondroide con islas epiteliales una vista clásica del adenoma pleomorfo (Fig. 18). La paciente es seguida por un año no mostrando datos de recidiva del tumor.

Adenoma Pleomorfo en Glandula Submandibular

Conclusiones:

Es de suma importancia hacer el diagnóstico temprano del adenoma pleomorfo ya que de su pronto tratamiento depende que no existan recidivas del tumor y que no exista una tendencia a la malignización.

 

Referencias bibliográficas:

 

  1. Danyel Elias da Cruz Pereza, Fábio Ramoa Pires a, Fábio Abreu Alvesa, Oslei Paes Almeidaa, Luiz Paulo Kowalskib, International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology (2004) 68, 895—902.
  2. García-Perla A, Muñoz-Ramos M, Infante-Cossio P, Mayorga-Jiménez F, Gutiérrez-Pérez JL, Pleomorphic adenoma of the parotid in childhood. Craniomaxillofac. Surg. 2002 Aug; 30(4):242-5.
  3. World Health Organization Classification of Tumors. Pathology and Genetics, Head and Neck Tumors, 2005.

 

Publicado en la Revista Mexicana de Cirugía Bucal y Maxilofacial, Volumen 3, Año 3, Número 7, Noviembre de 2007, pp. 72 – 76.

 

Abrir chat
1
¡Hola!
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by